Zoe Radio Bolivia

La agricultura en la zona de la central nuclear de Chernóbil en Ucrania

El 26 de Abril de 1986, el reactor número 4 de la central nuclear de Chernóbil, ​ubicada cerca de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia, por aquel entonces de la Unión Soviética, sufrió una explosión. El reactor ardió durante días, y se liberaron materiales radiactivos que contaminaron una amplia zona. Más de cien mil personas fueron evacuadas, y cientos de miles se vieron afectadas de un modo u otro. En Europa y otros lugares se adoptaron medidas de protección durante algún tiempo. Sofocar el incendio exigió el trabajo heroico de bomberos que fallecieron poco después como consecuencia de las quemaduras radiactivas. Controlar la situación y realizar una descontaminación somera de los alrededores requirió un ingente esfuerzo.

La contaminación radiactiva es menor ahora que poco después de la catástrofe. Pero ¿hasta qué punto es seguro para la salud usar con fines agrícolas terrenos de la zona?

A fin de poder responder a esa pregunta, el equipo de Iryna Labunska, de los Laboratorios de Investigación de Greenpeace en la Universidad de Exeter en el Reino Unido, analizó cultivos agrícolas como el trigo, el centeno, la avena y la cebada y encontró concentraciones de isótopos radiactivos (estroncio-90 y/o cesio-137) superiores a los límites de seguridad oficiales de Ucrania en casi la mitad de las muestras.

Los investigadores también examinaron muestras de madera y encontraron que tres cuartas partes contenían concentraciones de estroncio-90 por encima de los límites ucranianos de lo aceptable para usar la madera como leña para hacer fuego.

Los autores del estudio se centraron en el estroncio-90 porque se sabe que actualmente está presente en el suelo y en su mayor parte en forma biodisponible, lo que significa que puede ser absorbido por las plantas.

“La vigilancia del gobierno ucraniano de productos que puedan contener estroncio-90 finalizó en 2013, pero nuestro estudio muestra claramente que la vigilancia debe continuar”, advierte Labunska. “La gente necesita ser consciente de la contaminación persistente del suelo y los vegetales”.

En la investigación también ha participado el Instituto Ucraniano de Radiología Agrícola.

El estudio se titula “Current radiological situation in areas of Ukraine contaminated by the Chornobyl accident: Part 2. Strontium-90 transfer to culinary grains and forest woods from soils of Ivankiv district”. Y se publica en la revista académica Environment International.

FUENTE: NCYT de Amazings

 

Deja un comentario