Zoe Radio Bolivia

Vacuna contra la covid-19: por qué en Europa ha empezado tan despacio la inmunización

La carrera por vacunar a la población contra el coronavirus ha iniciado a paso lento en Europa.

Cada país miembro de la Unión Europea (UE) decide a quién vacunar, cuándo y dónde, pero la UE se encarga de la coordinación de la compra de las vacunas.

El pasado viernes, la Comisión Europea aprobó la compra de 300 millones de dosis más de la vacuna de Pfizer-BioNTech, lo que le garantizará al bloque casi la mitad de lo que la farmacéutica tiene previsto comercializar en 2021.

Pero la estrategia dista de ser tan efectiva como la de Israel, el país más adelantado en la inmunización general de su población.

España

Disparidades entre regiones y disputas políticas han marcado el inicio del programa de vacunación español, cuenta Guy Hedgecoedesde Madrid.

España comenzó a distribuir la vacuna el 27 de diciembre.

En total, 743.925 dosis habían sido repartidas entre las comunidades autónomas, las administraciones regionales, con 277.976 personas ya vacunadas, según las cifras más recientes del Ministerio de Sanidad.

El objetivo del gobierno de coalición es inmunizar a 2,3 millones de personas en 12 semanas, con prioridad para los residentes en hogares de mayores, sus cuidadores y el personal de salud.

Cada una de las 17 regiones tienen el control de la atención sanitaria y la cantidad de dosis recibidas dependerá de cuántos habitantes tiene cada una. Hasta ahora ha habido una gran disparidad entre ellas.

Los datos oficiales muestran, por ejemplo, que Asturias, en el norte del país, ha usado el 55% de las dosis recibidas hasta el 3 de enero, mientras que la Comunidad de Madrid solo había usado el 5%.

Algunas regiones están guardando dosis para aplicarle una segunda inyección pocas semanas después a personas que ya recibieron la primera, mientras otras no. También ha habido comunidades que están vacunando en días festivos y otras no.

Aunque vacunarse es voluntario, el gobierno ha anunciado que llevara un registro de quienes rechacen la vacuna. La iniciativa ha generado controversia, aunque las autoridades aseguran que su única finalidad es conocer por qué la gente rechazó la vacunación.

Sea como sea, la pandemia ha sido motivo de contantes fricciones políticas. La oposición acusa al gobierno izquierdista de Pedro Sánchez de incompetencia, falta de transparencia y de aprovecharse del coronavirus para concentrar el poder.

La llegada de la vacuna no ha acabado con los roces.

El presidente de la Comunidad de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, del opositor Partido Popular, ha protestado porque las dosis a recibir por cada región estaban siendo dictadas por “determinados colores o necesidades parlamentarias”, una acusación rechazada por el gobierno central.

Alemania

En año electoral, la vacuna se ha convertido en objeto de la batalla política, informaJenny Hilldesde Berlín.

El hecho de que fueran científicos alemanes los que desarrollaran la primera vacuna efectiva contra la covid-19 ha sido motivo de gran orgullo nacional. Y en general, la gente parece mostrarse de acuerdo con la idea de inmunizarse.

Una encuesta reciente mostró que un 65% de los alemanes se declaran dispuestos a recibir la vacuna. Otro sondeo arrojó que solo un cuarto de la población está en contra de vacunarse.

Pero políticamente hablando, muy probablemente porque este año hay elecciones, el programa de vacunación alemana se ha convertido en campo de batalla entre las diferentes opciones.

trado más de 477.000 dosis.

Pero varios centenares de los centros de vacunación especiales que se habían dispuesto aún no están en uso y el gobierno ha admitido que no hay suficientes dosis para todos.

La canciller, Angela Merkel, y su ministro de Salud, Jens Spahn, han sido criticados por no haberse asegurado de que la vacuna llegaría al país en cantidades suficientes.

Gran parte de las críticas han llegado de los socios de Merkel en la coalición de gobierno, pero también parte de la comunidad científica ha mostrado su preocupación porque Alemania parece haber puesto los intereses del bloque europeo por encima de los suyos al insistir en la apuesta de un mecanismo centralizado para la adquisición de las vacunas en el seno de la UE.

Los investigadores que desarrollaron la vacuna han dicho que la UE rechazó originalmente la posibilidad de hacer un pedido adicional.

La parte alemana del pedido de la Unión son 56 millones de dosis. Hasta el momento, ha recibido 1,3 millones y se estima que 2,68 millones más habrán llegado antes de que acabe el mes.

Spahn, del que algunos llegaron a preguntarse si podría ser un potencial sucesor de Merkel por su seguridad en su manejo de la pandemia, ha culpado de la escasez a la incapacidad de los fabricantes de la vacuna de Pfizer-BioNtech para satisfacer la demanda global.

Alemania ha encargado un pedido extra de 30 millones de dosis y los expertos esperan que a partir de la semana que viene pueda empezar a distribuirse también la vacuna desarrollada por Moderna, que recientemente obtuvo la aprobación de las autoridades europeas.

Francia

El escepticismo sobre las vacunas y la burocracia, señalados como responsable del lento comienzo, explica Hugh Schofielddesde París.

Francia suele jactarse de su grande y efectivo aparato estatal, pero esta vez ha quedado en mal lugar por el renqueante comienzo del programa de vacunación contra la covid.

Después de una semana, cuando la vecina Alemania ya había puesto inyecciones a cerca de 250.000 personas, en Francia todavía iban por poco más de medio millar. La cifra subió hasta las 45.500 el viernes, pero seguía siendo demasiado baja como para ser estadísticamente relevante.

FUENTE: BBC MUNDO

Deja un comentario