Zoe Radio Bolivia

La Alasita se adapta, mantiene la tradición y pasa al escenario virtual

La feria de Alasita puede haberse postergado este año, pero las tradiciones que la conforman no necesitan hacerlo. Ante la imposibilidad de aglomerar personas en un espacio reducido han surgido diversas propuestas virtuales y servicios a domicilio que prometen mantener la celebración viva.

“La Alasita es sin duda una de las festividades más identitarias, más propias de La Paz y de las más divertidas. Es un ritual lúdico donde la sociedad juega en serio, donde jugamos a la esperanza, a la buena fe y este espacio no debería perderse, más aún en estas circunstancias tan complicadas, tan dolorosas”, opinó Martín Céspedes, coordinador de La Cueva de Cuentacuentos.

El centro cultural prepara para este domingo el evento “Los Cuentos de la Fortuna 2021”. Se trata de una “minimaratón de minicuentos” virtual que serán relatados a partir de las 19:00 por Roberto Espinal, Cecé Asturizaga, Guide Choquetanga, Clarivel Loayza, Janeth Cordero, Valentina Rosales y Tincho Céspedes.

“Habrá un par de historias de Alasita puntualmente, pero el resto son historias o cuentos positivos, desde el lado humanista, que nos eleven el ánimo”, explicó Céspedes. “La idea es hacer al final un ritual, un sahumerio, pidiendo al Ekeko el diferimiento o la prórroga de los efectos de las miniaturas del año pasado”, agregó.

También apuntando a un público en línea, el Museo de Arte Antonio Paredes Candia estrena este mediodía la exposición “Alasita de altura”. Una propuesta para la que se lanzó una convocatoria pública y que se tiene previsto que haga un recorrido por el “arte en pequeño formato”, a través de Facebook.

La gastronomía también puede ser parte de la celebración con una experiencia que mezcla repostería e historia.

“No sólo queremos llevar la Alasita a la gente, sino también puedan reflexionar un momento sobre la riqueza cultural con la que contamos aquí en La Paz y puedan ver a la Alasita de una forma distinta”, destacó Alberto Espinoza, fundador de la agencia Alwa, que,en alianza con la pastelería Aruma du ciel, creó esta iniciativa.

“Alasitas Box” consta de una cajita que contiene diversos bocaditos dulces que incluyen ingredientes sostenibles y referentes a  la historia de la festividad. Las masitas son un complemento a los recorridos virtuales que se realizarán los días 24, 27 y 31 de enero, a las 19:00.

“El público puede esperar un cambio de perspectiva. La idea es inspirarlos a que piensen en la cultura, en el patrimonio y se tomen un tiempo para pensar lo increíble que es nuestra historia, nuestra cultura, nuestra comida”, afirmó Espinoza.

Comercio en línea

El que las personas no puedan reunirse en las calles, sin embargo, no evita que se pueda realizar el tradicional intercambio de miniaturas. A raíz de esta pandemia que limita la circulación, los servicios de delivery se fueron desarrollando estos meses en el país y los artículos de Alasita no son la excepción.

Ch’itis Artesanías es un emprendimiento que surgió el pasado mayo en un intento por cubrir el campo de la comida en miniatura de porcelana fría. Si bien es un proyecto en el que trabajan todo el año, en esta Alasita virtual aprovecharon para crear su propia “mesa de la abundancia”, en la que incluyen un mini-Ekeko, abarrotes, carne, billetes, enlatados y comidas.

“Todo lo que no debe faltar en el hogar, (lo que) debe ser abundante”, subrayó Surimana Alarcón, una de las tres fundadoras.

Además de iniciativas particulares, también empezaron a surgir en las redes sociales diversas ferias virtuales que buscan facilitar el comercio de artesanías. En la página Feria Virtual de Alasita se llega incluso a ofrecer el servicio de “bodas virtuales” para aquellas personas que esperaban poder dar el “sí, quiero” durante esta celebración.

Ayni Bolivia, por su parte, da un paso más allá y además de apuntar al apoyo de los artesanos nacionales, abre la puerta para la exportación de sus productos al exterior, durante la Tienda Virtual Alasita 2021, que se llevará a cabo entre el 22 de enero y el 30 de marzo.

“Sabemos que hay 6.000 entre productores y vendedores que participan en la feria y que trabajan todo el año para poder subsistir, básicamente. Y como ya tenemos plataforma hecha,  dijimos: ‘Es la oportunidad para ellos, para nosotros y para mostrar al mundo los productos que hacen los artesanos’”, explicó Vania Rivero, directora de Ayni Bolivia.

“Es una tienda virtual que va a funcionar unos días, pero la idea es poder exportar estos productos a cualquier cliente en cualquier parte del mundo, usando las plataformas de Ayni Bolivia y los registros de exportación que ya tenemos. (…) Es una oportunidad para ellos para conocer cómo se hacen las ventas virtuales y para los clientes poder acceder de una manera segura al artículo de Alasita”, añadió.

FUENTE: PÁGINA SIETE

Deja un comentario